Si la justicia boliviana no libera al colombiano se iniciará una campaña a nivel mundial

Misión humanitaria espera libertad de "Pacho" Cortés

2004-06-17 00:00:00

LA PAZ (BOLIVIA). Si el gobierno boliviano no libera a Francisco
"Pacho" Cortés y a los otros dirigentes cocaleros, detenidos hace
más de un año por presuntos actos de terrorismo y alzamiento
armado, sin prueba alguna, se iniciará una campaña de denuncia a
nivel mundial, anunció el dirigente de la Confederación Campesina
de Francia, José Bové.

Bové que es parte de una Misión Humanitaria que realiza una serie
de gestiones por la libertad de los presos políticos en este país,
afirmó que "Pacho somos todos".

En las últimas horas, los representantes de la Misión Humanitaria
se reunieron con el presidente Carlos Mesa a quien entregaron una
carta y le hicieron conocer su preocupación por el caso de los
presuntos terroristas que, en realidad son presos políticos.

"Si no se libera a Pacho Cortés vamos a hacer una campaña a nivel
internacional para denunciar que en Bolivia hay presos polìticos",
anunció el líder antiglobalización.

Producto de la reunión con el presidente boliviano se conformó una
comisión integrada por el Viceministro de Justicia, los
Ministerios de la Presidencia y Asuntos Indígenas, más
representantes de la Misión Humanitaria y los abogados defensores.
Esta comisión debe presentar un informe sobre el caso de "Pacho",
pero además sobre los otros cocaleros detenidos.

Ayer, Bové junto a Rafael Alegría de la Vía Campesina, Joao Sergio
del Movimiento de los Sin Tierra del Brasil, la senadora
colombiana Piedad Córdoba, sus compatriotas Gloria Flores y Belén
Tórres, más Andrés, el hijo de Pacho, le visitaron en la cárcel de
San Pedro de esta ciudad.
La visita, más una rueda de prensa, fue emotiva y se realizó en un
salón del recinto carcelario.
Injusticia

El dirigente hondureño Rafael Alegría dijo que confía en la pronta
libertad del colombiano no sólo por la "receptividad" expresada
por el presidente Carlos Mesa, sino porque no existe ningún
indicio de culpabilidad con actos de terrorismo.

Clamó para que la justicia actúe de acuerdo a los mandamientos
constitucionales y no bajo presiones externas o internas.

Se conoce que el fiscal René Arzabe y el juez de la causa Carlos
Sánchez Castelú viajaron en las últimas horas a Colombia. Y ¿por
que? ¿Para tratar de "comprar" testigos que declaren contra
Cortés?

Belén Tórres, la dirigente de la Asociación de Usuarios Campesinos
de Colombia, entidad a la que pertenece Pacho, no pudo terminar su
discurso, más pudieron sus lágrimas; la senadora Piedad Córdoba
dijo que nunca estuvo detenida pero sí secuestrada y por eso
entiende la situación de su compatriota.

El cocalero del Chapare Daniel Escalera denunció que fue detenido
injustamente y que sólo conoció a "Pacho" en la cárcel; el
dirigente cocalero Marcelino Jancko, detenido por su presunta
relación con Cortés, dijo que nunca estuvo involucrado en
actividades ilegales y no comprende hasta ahora la injusticia que
se comete contra las pobres.

El cocalero con voz entrecortada, soltó lágrimas ante los
representantes de la misión, varios lloraron también junto con él.

"Pacho" relató a los visitantes la forma en que fue detenido el 10
de abril de 2003, hace más de 14 meses.

Dijo que a pesar de no existir ninguna acusación formal en su
contra, se siente con la conciencia tranquila porque es sólo un
dirigente campesino y defensor de los derechos humanos y
continuará en la cárcel o cuando recupere su libertad con las
mismas actividades.

Concluida la reunión donde participamos varios medios de
comunicación, los representantes de la Misión Humanitaria se
reunieron en forma reservada con "Pacho".
Intromisión

El abogado defensor que atiende el caso, Erick Altamarino,
denunció que un fiscal boliviano más el juez de la causa viajaron
a Colombia con el objetivo de conseguir pruebas contra Cortés.
Andrés Cortés, el hijo de Pacho, en su celda de San Pedro.Foto:
Alex Contreras Baspineiro, D.R. 2004

"El Ministerio Público dice que no tiene recursos para investigar
el caso Kukoc ni de Sánchez de Lozada y no entendemos con que
recursos viajan ahora a Colombia, suponemos que los fondos están
siendo provistos por la Embajada Norteamericana", aseveró.
El abogado estima que para tratar de involucrar a los detenidos
por presuntos actos de terrorismo, ya se gastaron más de 100 mil
dólares en 14 meses.

En conversación con Narco News, dijo que este viaje demuestra que
"hay plata para comprar testigos y hacer declarar a personas que
no tienen autoridad moral" en contra de las actividades de un
defensor de los derechos humanos, injustamente detenido.

Los representantes de la Misión Humanitaria entre sus actividades
además participaron en seminarios, talleres y debates sobre la
criminalización de los movimientos sociales y realizaron reuniones
con dirigentes de diferentes organizaciones sindicales, sociales y
políticas.