Campaña mundial contra la intervención norteamericana

2000-10-18 00:00:00

Campaña mundial contra la intervención norteamericana, por la soberanía
la paz y el medio ambiente en los países afectados por el Plan Colombia

Contexto general

La zona de conflicto tiene una área aproximada de 3.500.000 Km. 2, e
involucra a los países de la región Andina: Colombia, Ecuador, Perú,
Bolivia, Venezuela y parte de Brasil, con una población aproximada de 100
millones de habitantes. El teatro de operaciones directa de la guerra
abarca una zona importante de la Amazonia, que a decir de los expertos,
es el pulmón del mundo y la mayor reserva de agua dulce existente, además
de que posee una riqueza biológica incalculable. Su fragilidad biológica
ha sido amenazada permanentemente, debido a las actividades humanas que
se han desarrollado a lo largo de estas décadas, tales como la extracción
de petróleo y de la madera, la introducción de ganado y de cultivos de
Palma Africana, etc.

En el Mes de Julio pasado el Congreso de los EEUU autorizo la suma de
1300 millones de dólares para financiar un plan de intervención en la
región bajo el pretexto de enfrentar la producción y tráfico de coca,
afianzar la democracia y promover los DD.HH en Colombia. Para dar luz
verde al Plan Colombia se establecieron algunos requisitos como el
mejoramiento del comportamiento de las Fuerzas Armadas en materia de
derechos humanos, el fortalecimiento del Estado con el fin de garantizar
la libertad y el respeto por los derechos y libertades de todos los
ciudadanos. Sin embargo, a renglón seguido introdujeron un artículo en
el que se señala que los recursos pueden ser liberados si la situación
del área andina afecta a la Seguridad Nacional de los EE.UU.

Del paquete económico entre el 70 y 80% se destina para fines militares,
-y de estos mas del 60 % se reparte en la industria bélica
norteamericana- y apenas el 20 % del total se asignan para fondos que
tienen que ver con política social. Con lo que el componente fuerte del
"Plan Colombia" intensificará la guerra a lo largo y ancho del país y
puede extenderla a los países fronterizos. Los 12.500 hombres que serán
entrenados y organizados directamente a órdenes del Plan Colombia
provenientes de la Policía, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea; los
500 asesores norteamericanos; los 80 helicópteros Huey y Black Hawk; los
60 millones de dólares destinados a los radares; en fin, el uso de la
sofisticada tecnología militar norteamericana, iniciará de inmediato la
denominada "Guerra del Sur", que cobijará los departamentos colombianos
del Putumayo y Caquetá.

Varias voces del mundo han llamado la atención respecto del doble
discurso norteamericano y han cuestionado las verdaderas intenciones del
Plan Colombia. Si por un lado, se ha llevado a convertir el cultivo y la
introducción de droga en el demonio de la época, por otro lado, pocos son
los resultados que presenta el gobierno de estadounidense respecto de la
sanción y educación a los consumidores, del control de los más de cien
mil millones de dólares provenientes del narcotráfico que cada año se
inyectan en la economía norteamericana y por último poco se hace para
evitar la introducción de miles de kilos de droga cada año. Al decir de
varios economistas, mientras exista la demanda de droga, cualquier
campaña de eliminación de la oferta de droga resulta poco útil.

Por ello, resulta poco creible que el propósito norteamericano con el
Plan Colombia sea la eliminación de los cultivos. Por el contrario según
el profesor de la UNAM Hans Dieterich su verdadera intención es la
erradicación de los movimientos sociales de A. Latina que constituyen un
obstáculo amenazante para sus intereses neocoloniales los mismos que se
vienen realizando a través de la implementación del modelo neoliberal que
debilita los estados de A. Latina y privatiza los recursos naturales y
los servicios públicos a favor de las Empresas Transnacionales en su
mayor parte norteamericanas.

De acuerdo a la opinión de varias organizaciones no gubernamentales y de
movimientos sociales del subcontinente, para el caso colombiano, no es
coherente un programa de lucha contra los llamados cultivos ilícitos sin
una política de reforma agraria integral. La alianza entre Ejército y
Paramilitares, advertida por organismos de Derechos Humanos, recrudecerá
la guerra, que ya ha provocado el éxodo de cerca de dos millones de
campesinos que se refugian en áreas urbanas, donde no existen políticas
de protección para ellos y sus familias. Aunque la justificación del
"Plan Colombia" es la lucha contra el narcotráfico, para los colombianos
es claro que experiencias anteriores de "fumigación" de los cultivos y de
los cultivadores sólo han dado lugar a más desplazamientos y al traslado
de los cultivos selva adentro, mientras no se diseñen políticas agrarias
que solucionen los problemas a los pequeños cultivadores.

Según el investigador y lingüista Noam Chomsky, "la ofensiva que respalda
EEUU, no se dirige contra áreas controladas por paramilitares. Los
objetivos del "Plan Colombia" en Colombia son los guerrilleros y su base
social, pues el conflicto ha frustrado el acceso a los invaluables
recursos de Colombia, como el petróleo, factor estratégico detrás del
Plan Colombia".

Los planes de fumigar 200 hectáreas diarias con alifosato, se convertirá
en una amenaza contra los 300 mil habitantes del Putumayo y Caquetá, que
sufrirán los rigores de la contaminación sobre ellos, sus hijos y otros
cultivos diferentes a los ilícitos. El ambiente también se caldeará en
los países fronterizos que temen sufrir los efectos de la guerra que se
desatará con la puesta en marcha del "Plan Colombia", al que se considera
que será otro Vietnam en Latinoamérica y que traspasará las fronteras
colombianas.

Los Impactos sociales, políticos, culturales, humanitarios, económicos y
ambientales que ya están ocurriendo en la región andina y particularmente
en nuestro país, Ecuador, por la aplicación del llamado Plan Colombia,
empiezan a sentirse con fuerza en la región suroriental y nor occidental
que son frontera con Colombia. Según la perspectiva de numerosos
analistas la conflictividad social de la región se agravará, no sólo por
la fragilidad social y política que en general experimenta la región
andina, sino también por la dramática crisis humanitaria por la que
atraviesa la población que esta siendo desplazada y masacrada. Según la
opinión de varios analistas el desplazamiento y las masacres de la
población de Colombia por sus dramáticas dimensiones (un millón
quinientos mil colombianos desplazados en su propio territorio, según
algunas fuentes) son la segunda mayor tragedia del mundo, después de
Kosovo y por los graves impactos bélicos y ambientales, desbordará
inevitablemente hacia las provincias fronterizas ecuatorianas.

Impactos en Ecuador

Hasta el año de 1998, Ecuador no estaba dentro de los planes de la DEA
para combatir al narcotráfico, y es a partir de que toma forma la
iniciativa del Plan Colombia del gobierno colombiano, en su versión
norteamericana, que Ecuador ingresa en la estrategia antidrogas.

El gobierno ecuatoriano a espaldas de la sociedad ecuatoriana y de la
aprobación del Congreso, el año pasado extendió un Convenio por el cual
entregó la base aérea de Manta para ser utilizada durante diez años
renovables por fuerzas militares norteamericanas, en operaciones
antidrogas. Las adecuaciones que desde entonces se vienen realizando en
la base, tanto en infraestructura como en sistemas de radar y
comunicaciones, así como los sistemas de seguridad implementados,

llaman a sospecha de que se trate de operaciones rutinarias. Por el
contrario, según versiones de varios entendidos en la materia, la Base
pudiera llegar a convertirse en un puesto de inteligencia electrónica y
de comando del Plan Colombia.

Este Convenio además de que compromete la soberanía ecuatoriana,
involucra directamente al país en la estrategia del Plan Colombia y le
convierte en objetivo militar para las fuerzas insurgentes, rompiendo con
ello la política de neutralidad y paz que hasta ahora se mantenía
respecto del conflicto armado colombiano. Esta situación resquebrajará
la paz interna y afectará la débil y maltrecha democracia ecuatoriana,
cerrando aún más los espacios de participación y protesta social y
poniendo en riesgo la integridad de los movimientos sociales y de sus
dirigentes.

Además de los problemas originados por la concesión de la Base aérea, que
según el Crnel. Carlos Brito, le ahorra al gobierno norteamericano
alrededor de ocho mil millones de dólares (que es el costo de mantener un
portaaviones en operación en alta mar); la condición de vecindad de
Ecuador con Colombia en cientos de kilómetros de frontera común
constituyen la amenaza más grave para el país.

Existe el riesgo probable de irreparables daños ambientales por efecto de
la expansión de los agentes biológicos utilizados en el exterminio de los
cultivos de coca. Sobre el uso del hongo Fusarium se han producido
graves denuncias respecto de los daños que puede producir en otras
plantas y en las personas.

En el marco de la grave crisis social existente en las zonas de frontera
ecuatoriana el flujo de migración forzosa originará un problema de
mayores proporciones, pues, en menos de un mes de desenvolvimiento del
Plan Colombia suman aproximadamente cinco mil los campesinos pobres
desplazados, (datos comparativos de organismos internacionales,
nacionales y humanitarios de frontera) en su mayoría mujeres y niños,
provenientes de las veredas y municipios del Bajo Putumayo colombiano:
Orito, Puerto Asís, Valle del Guamues. La Dorada y Puerto Leguízamo;
todos ellos desplazados y refugiados, que necesitan ser considerados en
el marco de una estrategia integral.

El refugio dentro del territorio ecuatoriano lejos de poner a la
población desplazada fuera de peligro, podría llevar a extender el
conflicto, pues, existen indicios de que grupos paramilitares y de
narcotraficantes que operan en Colombia estarían comprando tierras y
creando áreas de control dentro de las zonas limítrofes ecuatorianas.
Los campamentos de refugiados se convertirán en sitios de disputa entre
las partes involucradas en el conflicto colombiano, situación que podría
llevar a la extensión misma del conflicto y de la violencia.

Objetivo general

Enfrentar y neutralizar la estrategia guerrerista norteamericana contra
los movimientos sociales de América Latina, y de Ecuador en particular,
la misma que será aplicada a través del denominado "Plan Colombia";
mediante la acción política concertada de las fuerzas sociales y
políticas pacifistas, democráticas y progresistas de América Latina y del
mundo y específicamente de Ecuador, preservando la Paz, la soberanía y la
naturaleza, en los países que están siendo afectados.

Objetivos específicos

- Enfrentar y neutralizar la estrategia guerrerista del Gobierno
Norteamericano, atacando su lado más débil cual es su poca legitimidad y
consenso dentro de los gobiernos y los pueblos del mundo, de A. Latina y
en particular de Ecuador.

- Afectar y debilitar la correlación política existente dentro de los
sectores sociales y políticos norteamericanos, que sirve de soporte, para
la legitimación, financiamiento y ejecución del Plan Colombia.

- Constituir una alianza de Movimientos sociales y políticos en Ecuador,
en América Latina y el Mundo, en contra del Plan Colombia.

- Revertir algunos componentes del Plan Colombia referidos al Ecuador,
como la concesión de la base Militar de Manta, el alineamiento del
gobierno y sectores políticos a favor del Plan, el involucramiento
militar del país, la exportación de grupos paramilitares, la extensión de
la violencia y de los cultivos de drogas.

- Coordinar acciones, e impulsar campañas globales, regionales y
nacionales, para contrarrestar el Plan Colombia.

- Denunciar y demandar en las cortes internacionales y de EE.UU., los
crímenes de lesa humanidad y las afectaciones producidas por los
etnocidios los ecocidios, la destrucción de la paz social y el
debilitamiento de la democracia, que ocurrieren por la implementación del
Plan Colombia.

- Mitigar los impactos sociales y ambientales que se produzcan en el
Ecuador, a través de programas de atención integrales a los refugiados y
desplazados por el efecto del Plan Colombia y a través del monitoreo
permanente de los impactos ambientales.

- Desarrollar una estrategia de comunicación que vincule con el problema
a la opinión nacional e internacional y desvele los reales propósitos del
Plan Colombia.

Resultados esperados

- Lograr el pronunciamiento mayoritario de la sociedad civil ecuatoriana,
latinoamericana y del mundo en contra del Plan Colombia.

- Constituir un organismo de Coordinación local, Nacional e
internacional, en el que participen movimientos sociales, políticos,
ONGs, etc., para impulsar campañas concertadas y que tengan mayor
eficacia.

- Elaboración de planes locales, nacionales e internacionales de
campañas, conjuntamente con las organizaciones sociales, políticas, de
derechos humanos, etc.

- Lograr que el Congreso ecuatoriano revise el Convenio de concesión de
la base de Manta, y con ello neutralizar el uso de estas instalaciones
para propósitos relacionados con el Plan Colombia.

- Lograr la declaratoria de neutralidad por parte de las instituciones
civiles y públicas del Ecuador en relación con el conflicto armado
colombiano, y a favor de salidas negociadas al mismo.

- Lograr pronunciamientos de sectores militares no activos y activos en
contra de la posibilidad de que las FF.AA ecuatorianas se involucren
dentro de la escalada militar que se producirá por efecto de la
implementación del Plan Colombia.

- Controlar el mercado de tierras y el movimiento de capitales en la
región fronteriza e impedir el establecimiento de zonas de influencia de
paramilitares y la expansión de los cultivos de drogas en la zona
limítrofe.

- Constituir una red de gobiernos locales por la Paz e instruirlos en la
formulación de políticas públicas que preserven y garanticen el
mantenimiento de la paz e igualmente capacitarlos para la elaboración y
ejecución de planes de contingencia.

- Controlar y coordinar la acción de organismos internacionales
humanitarios, conjuntamente con los gobiernos secciónales y los
movimientos sociales.

- Impulsar acciones y demandas legales en Cortes nacionales e
internacionales contra las afectaciones producidas por la implementación
del Plan Colombia.

- Crear sistemas de atención integral y protección a los desplazados y
refugiados, en coordinación con ONGs, organismos secciónales y
movimientos sociales.

- Crear un centro de documentación e información que produzca materiales
comunicacionales para alimentar permanentemente a la opinión nacional e
internacional del curso que vaya tomando el conflicto, especialmente de
las violaciones de los derechos humanos, de los atentados contra el medio
ambiente, de los problemas humanitarios, etc.

- Establecer una Red de monitoreo y protección ambiental, en coordinación
con organismo de derechos humanos y de protección ambiental.

Estrategia de acción

La campaña debe ser concebida como un proceso continuo, de larga duración
y que se alimenta de las situaciones concretas generadas por la
aplicación del Plan Colombia y por los resultados de la lucha contra el
mismo.

El logro de los objetivos y resultados planteados se realizará en la
medida en que la opinión pública tome conciencia de la total ausencia de
legitimidad de la intervención guerrerista norteamericana y de que su
real propósito es la recolonización de Latinoamérica y el control y
acceso a sus recursos naturales.

Igualmente la opinión pública debe tomar conciencia de las graves
afectaciones que el Plan Colombia produce a la soberanía a la paz y
crecimiento de los pueblos y de la doble moral y doble discurso del
gobierno norteamericano respecto del control del trafico y consumo de
drogas.

La Campaña de concientización debe combinarse con acciones concretas
orientadas al debilitamiento de la legitimidad del Plan y a su
entrampamiento político. Estas acciones deben producir el
resquebrajamiento del campo aliado del Plan Colombia y el incremento de
la resistencia y el rechazo nacional e internacional al mismo.
Igualmente, debe traducirse en acciones legales de las instituciones
públicas vigilantes de la Constitución y los derechos de las personas,
como el Congreso Nacional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal
Constitucional, las Cortes de Justicia, los gobiernos seccionales, etc.

Finalmente, la multiplicación de la resistencia de gobiernos y
movimientos sociales llevarán a modificaciones políticas dentro de los
EEUU y de sus instituciones políticas como el Congreso Norteamericano.
Las resoluciones sobre la aprobación del financiamiento de los 1300
millones de dólares para la ejecución del Plan Colombia y de la posible
ayuda de los demás países se tomaron en función de correlaciones
políticas favorables al discurso del actual gobierno norteamericano pero
poco estables y suceptibles de modificación.

Revertir estas decisiones es posible por cuanto los márgenes que tiene el
gobierno norteamericano de apoyo y legitimidad son estrechos frente al
nivel de complejidad y de consensos que requiere la ejecución del Plan
Colombia. Baste señalar que la reunión de presidentes latinoamericanos
convocada por el presidente brasileño Cardoso tuvo un pronunciamiento
desfavorable al Plan Colombia aunque débil e Igualmente que dentro de
algunos miembros Congreso Norteamericano surgen iniciativas favorables
como la propuesta del aplazamiento del uso de los helicópteros
considerados como el elemento central de su intervención militar.

La posibilidad de llevar a cabo la neutralización del Plan Colombia
dependerá entonces de la magnitud e intensidad que llegue a tener la
campaña en su contra y eso está en manos de los movimientos sociales y
políticos progresistas del país, de A. Latina y de la solidaridad
mundial.

Ejes políticos de acción

1.- Defensa de la soberanía de los pueblos y de la integridad de las
Nacionalidades Indígenas:

El Plan Colombia es una flagrante intervención del gobierno
norteamericano en los problemas internos de Colombia. Lejos de
solucionar el conflicto armado existente, el Plan Colombia exacerbará el
clima de violencia y descomposición social, pues, a través del mismo se
pretende resolver la crisis colombiana por la vía del aniquilamiento
militar de los actores involucrados en el conflicto.

Para el logro de los propósitos contemplados en el Plan Colombia el
gobierno norteamericano pretende extender el marco del conflicto hacia
los demás países de la región andina, afectando con ello la soberanía de
sus pueblos y poniendo en riesgo la integridad de la nacionalidades
indígenas que viven en las regiones fronterizas.

2.- lucha contra el neoliberalismo:

El objetivo fundamental norteamericano es la eliminación de la
resistencia existente en la región andina al control y apropiamiento de
los recursos naturales: biológicos y minerales que posee la región
amazónica. A través del Plan Colombia se busca acabar con los focos de
resistencia a la implantación del modelo neoliberal cuyo propósito
fundamental es que las empresas transnacionales en su mayoría de origen
norteamericano se apropien de estos recursos por medio de su
privatización.

3.- Defensa de la paz:

El despliegue del Plan Colombia ha pr